lunes, 26 de enero de 2015

Cuando seas mayor Vs Cuando adelgaces


Seguro que muchxs de vosotrxs habéis escuchado la frase de "Cuando seas mayor..."
Y ¿que pasa? Pues que hay veces en las que nos hacemos mayores y nos cumplen esas promesas, o logramos nosotrxs mismxs cumplir aquello que tanto ansiábamos.
 Pero ¡¡Ay amigxs!! Yo no os voy a hablar de eso, sino de la frase que tantas y tantas veces yo oí "Cuando adelgaces..."
Y claro, todxs nos haremos mayores tarde o temprano, pero unxs adelgazan y otrxs no.
Y normalmente a los que nos dicen eso de pequñxs, solemos ser de los que entre intento e intento en lugar de adelgazar, engordamos. Y vuelta otra vez a la frase "cuando adelgaces..."
Os dejo una serie de cuando adelgaces que me dijeron a mi desde mi mas tierna infancia (empecé mi primera dieta a los 5 años):
-Cuando adelgaces, te compraré unas medias como las que te gustan de la de Bom Bom Chip.
-Cuando adelgaces nos iremos a Disney Word.
-Cuando adelgaces nos vamos un día de compras a tener cada una cuatro bolsas en las manos, como en las pelis.
-Cuando adelgaces, te compro unas botas altas hasta la rodilla.
-Cuando adelgaces nos vamos a ese sitio que tanto te gusta.
-Cuando adelgaces serás más felíz.
-Cuando adelgaces encontrarás trabajo.
-Cuando adelgaces encontrarás a alguien que te quiera.
Y hay muuuuuuuuuuuuuuuuuchos más
¿Y sabéis? No logré adelgazar. Logré llorar y llorar, soñar con cortarme la panza, con ser atropellada por un coche y que me aplastara las tripas, soñé que me encerraban en un cuarto oscuro y me prohibían comer nada hasta que estuviera delgada como el resto, pasé por una bulimia tremenda, por comedora compulsiva, desvirtué totalmente mi relación con la comida y... No tuve viajes a Disney word, ni medias, zapatos, ropas.... No encontré los trabajos que quise por estar gorda y me pasé más de media vida pensando que el amor no era para mi hasta que no adelgazara.

Desde aquí digo un ¡¡¡Basta ya!!! A aquellas personas que tengáis hijos con unos kilos que no son los standars, no lxs machaqueis, no les pongáis a dieta, no hagáis de la comida premios y castigos.
Nadie merece pasar por lo que pasamos. Stop gordofobia!
Y ahora... Yo me compro mis medias raras, mis botas hasta las rodillas, mis abrigos rojos y todo aquello que me gusta y que nadie quiso que me pusiera por estar gorda.

2 comentarios:

  1. Preciosa mía, me has hecho llorar, te abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Ira cariño, esto es una nada... Gracias por leerme

    ResponderEliminar